Karma

Guillermo Sepúlveda
Guillermo Sepúlveda

Desde mi perspectiva, para hablar de Karma, también hay que hablar de Dharma. Para mí están íntimamente relacionados (quizás como el Yin Yang chino). 

 

Imaginemos que el Dharma es un camino que debemos recorrer desde un punto a otro punto, de un estadio a otro estadio. Para llegar a ese otro punto moviéndonos por el camino, necesitamos algo, alguna fuerza que nos ayude a movernos. Esta fuerza es el Karma. La fuerza impulsora que nos empuja, nos saca de la inercia y nos permite movernos en este camino, que es Dharma. Algunos de estos empujones, de estos movimientos,  nos llevan fuera del camino  y otros nos devuelven al él. De esta manera nos impulsamos y logramos avanzar. En esta perspectiva todas las experiencias son necesarias, todas nuestras historias, son útiles, las difíciles, las dolorosas, las felices, las afligidas, las iluminadoras… gracias a ellas nos movemos, avanzamos en este camino y así el Karma nos permite llegar al Dharma. Así Karma y Dharma se relacionan. No es el uno sin el otro, son juntos.

 

Lo anterior lo contemplo dentro de las atenciones que realizo a diario con terapia de regresiones. La gran mayoría de consultantes al principio de su terapia acceden a experiencias donde han sido víctimas. Pero un trabajo terapéutico exhaustivo, con regresiones, debe buscar también el acceso a experiencias donde hemos sido victimarías/os, esto en vista de dar consciencia a la fuerza del Karma. Uno es víctima porque alguna vez fue victimaría/o y es muy importante el dar acceso a esta energía. Primero porque de esta forma se le provee a la conciencia de información que estaba velada, permitiendo así una mayor integración de las experiencias que se han revisado, estás no están separadas, no solo la víctima, no solo la/él victimaría/o, sino la esencia, el aprendizaje de todas, que permiten mayor perspectiva a mi conciencia. Segundo, porque muchas veces nuestras dolencias están dadas por el atrapamiento o nudo energético que se produjo no en la experiencia de víctima, sino en la de victimaría/o.

 

Por extraño y hasta difícil de entender para nosotras/os y nuestros constructos sociales, los roles de víctima, victimaría/o, todos los roles de nuestras experiencias, quizás solo sean la búsqueda de la mayor cantidad de perspectivas distintas, que necesita experimentar nuestra conciencia, para tener una visión más amplia de la existencia.

Share this article:

– read more –

Related stories

Karma

Desde mi perspectiva, para hablar de Karma, también hay que hablar de Dharma. Para mí están íntimamente relacionados (quizás como el Yin Yang chino).    Imaginemos que el Dharma es un camino que debemos recorrer desde un punto a otro punto, de un estadio a otro estadio. Para llegar a ese otro punto moviéndonos por

Post 1

Post 1 Tootip hospost Entrada de ejemplo de mi post 1 – los post más recientes y entretenidos. Solo debo cuidar empezar lo más próximo posible para poder generar el mejor contenido.  Este es solo un ejemplo de mi post recientes.